Preguntas Frecuentes

¿Qué es calibración?

Calibrar es comparar un instrumento (mensurando) contra un patrón para determinar bajo qué condiciones está midiendo y establecer si cumple o no con lo determinado por el fabricante o con las normas técnicas (cuando existen). El resultado permite establecer bajo qué condiciones de precisión, exactitud e incertidumbre está midiendo. Solamente se pueden calibrar equipos que están en buenas condiciones de funcionamiento.

¿Qué NO es calibrar?

Calibrar NO es ajustar o modificar internamente un instrumento. Si el instrumento recibido presenta mediciones fuera de rango, el resultado de la calibración será: ‘Negativo’ o ‘Equipo no conforme’. En algunos casos es posible intervenir el equipo mediante un procedimiento de ‘ajuste o reparación’ para llevarlo a condiciones normales de funcionamiento. Este ajuste o reparación debe ser autorizado por el cliente y genera unos costos diferentes.

¿Por qué es importante calibrar?

El resultado de la calibración permite establecer si el instrumento está midiendo dentro de las tolerancias requeridas por el fabricante, la norma o el cliente. Es el cliente quién en últimas conoce sus procedimientos y deberá usar la información que se le suministra para identificar si el equipo sirve para realizar sus mediciones de forma correcta. La calibración también permite identificar qué tanto ha "derivado" su equipo con el paso del tiempo.: qué tanta precisión ha perdido.

¿Qué es ajustar?

El ajuste o reparación es una intervención al instrumento para llevarlo a condiciones de operación normal, que son las indicadas por una norma técnica o por el fabricante.

Ajustar es un proceso diferente al proceso de calibración. Requiere autorización del cliente para intervenir el equipo. Si apretando un tornillo se modifica la medición en alguna de sus características, eso cuenta como ajuste. Si una vez el equipo es calibrado, alguien vuelve a mover el tornillo o interviene el equipo de modo que se modifica alguna de las características de la medición, se debe volver a realizar calibración. Por cuanto ha sido intervenido.

Lapsos e intervalos de calibración recomendados

Hay que entender que todos los equipos ‘derivan’ o desmejoran su precisión con el tiempo. Esto estará en función del uso que se le dé al instrumento, de las condiciones ambientales en las cuales es conservado o de la calidad de manufactura de sus componentes. La única forma para establecer cada cuánto se debe calibrar está en el análisis del uso del instrumento y en el histórico de los resultados de calibración. Es el dueño del instrumento el que conoce el trato que le da a sus instrumentos y determina el tiempo de validez de la calibración.

Ejemplo: Una empresa hace una calibración el 1 de enero del 2018, y realiza trabajos de campo durante todo el año. Si dentro de sus políticas está calibrar el 1 de enero de 2019, eso debería ser aceptable. Sin embargo, si el 1 de enero de 2019 se calibra y se encuentra el equipo fuera de tolerancia, por responsabilidad legal, jurídica y profesional es deber de informar a todos los clientes de los trabajos que se realizaron durante ese año que la idoneidad de las mediciones está en entredicho. Por eso, después de un golpe, accidente, o exposición a condiciones climáticas extremas es bueno calibrar para verificar que las mediciones siguen estando dentro de límites aceptables.

¿Qué son las tolerancias? ¿Cómo se establecen?

Las tolerancias en algunos casos los dicta una norma legal. En los casos en los que no existe legislación se utiliza lo indicado por el fabricante.


Ejemplo:

Un instrumento de medición presenta un error de más o menos 800 V.

La especificación técnica del fabricante considera aceptable más o menos 1.000 V

El procedimiento del cliente requiere una tolerancia de más o menos 100 V


Eso indica lo siguiente:

El equipo se calibra y se expide certificado de calibración como aceptable cuando se compara con lo requerido por el fabricante.

A pesar que el equipo está calibrado, NO debería ser usado por el cliente ya que excede el rango de error conveniente para su medición.

La solución para el cliente es comprar un equipo de mejores especificaciones técnicas

¿Qué son los patrones nacionales?

Cada país tiene unos patrones manejados por el equivalente al Instituto Nacional de Metrología en Colombia. Esos son patrones de primer orden y en algunos países con fuerte tradición metrológica (Canadá, Estados Unidos, Reino Unido, Francia, etc.) son equivalentes a los patrones mundiales del BIPM en Francia. Lo ideal es que cada medición que se realice con un instrumento pueda rastrearse hasta alguno de esos patrones nacionales. Eso se hace mediante el seguimiento de las calibraciones y sus incertidumbres hasta los patrones nacionales. Como Colombia no tiene patrones para todas las magnitudes, se realiza la trazabilidad a patrones nacionales de otros países. Casi siempre: Canadá, Estados Unidos, México, entre otros. Por lo general países con Tratado Comercial que indica el mutuo reconocimiento de las calibraciones.

Validación de certificados de calibración y ajuste expedidos por TOPTECH

Para evitar falsificaciones, TOPTECH utiliza sellos de seguridad tanto en el equipo como en el certificado. La hoja en la que se imprime certificados debe ser original, no expedimos fotocopias.

El trazado de seguridad es de difícil falsificación, por lo que cualquier modificación a los seriales, nombres y fechas es evidente a simple vista.

Además, se ha puesto a disposición de todos los interesados las líneas de teléfono y los correos de la empresa para dar respuesta para verificar la autenticidad de los mismos.

Los teléfonos son: +571-6020207 / 3009 y 645 5196, email: administracion@toptech.com.co

¿Qué implica considerar la norma ISO 17025 en el laboratorio?

En TOPTECH nos guiamos por la norma ISO 17025:2005, que tiene por título: Requisitos Generales para la Competencia de los Laboratorios de Ensayo y Calibración. Esta norma es acreditable, no es certificable por ISO 9001, sin embargo es difícil encontrar a nivel regional laboratorios que se hayan acreditado en este tipo de instrumentos. Por lo tanto nos ceñimos a las recomendaciones que indica la norma en cuestión de entrenamiento de personal, control de variables ambientales, métodos de servicio, trazabilidad, equipos, muestreo e informe de resultados para la realización de los procedimientos.

No tiene sentido que una empresa se certifique en ISO 9001 para laboratorios, ya que para eso se tiene la acreditación en ISO 17025. La acreditación se da de acuerdo al alcance del laboratorio. Ejemplo: Me acredito para calibrar sonómetros de cierto rango, o para calibrar multímetros de 3 dígitos. La acreditación en multímetros de 3 dígitos no demuestra que sea técnicamente competente pueda calibrar multímetros de 5 dígitos.

NOTA: No es posible utilizar el logotipo de laboratorio acreditado en un certificado que fue realizado para un tipo de instrumento fuera del alcance. Si la empresa del ejemplo anterior debe calibrar 2 multímetros, uno de 3 dígitos y uno de 5. Solamente el certificado de 3 dígitos podrá tener el logotipo de procedimiento y laboratorio acreditado. El de 5 dígitos no estará amparado con la acreditación.

Los otros requisitos y procedimientos a considerar según la norma ISO 17025 para calibrar son:

La norma ISO 17025:2005 en el capítulo 4, se enfoca en mantener algunos requisitos alineados a la norma ISO 9001 en cuanto a los procesos administrativo que ayudan a cumplir con las actividades técnicas de calibración. En este sentido TOPTECH se ha encargado de formular políticas de calidad y procedimientos internos para servir a los clientes y cumplir dentro de los límites técnicos y comerciales las expectativas de los clientes.


El mayor esfuerzo del laboratorio de TOPTECH se ha centrado en asegurar el cumplimiento de los requisitos técnicos de la norma para dar tranquilidad a las partes interesadas en cuanto a la confiabilidad de los servicios proporcionados.


Los requisitos mencionados son considerados por el sistema de gestión de TOPTECH para la realización de calibraciones, existiendo evidencias de soporte documental.